Fiscalidad del juego (3/3): Otras cuestiones

fiscalidadjuego

Tercer y último artículo sobre la Fiscalidad del Juego es España.

Tras una primera entrega donde vimos la actual regulación del juego (ver enlace) y una segunda donde hicimos un juego de preguntas y respuestas (ver enlace), ahora en la tercera cerramos el tema con una serie de cuestiones finales.

Alternativas al actual sistema de tributación, cómo se tributa en el juego en los países cercanos, posibilidad de crear una actividad económica y una visión personal sobre el jugador de juegos de azar, son los temas que vamos a tratar a continuación.

Vamos a ello.

Alternativas o formas diferentes de declarar las ganancias en el juego

Abierto el debate anterior, muchos jugadores, incluso unidos en asociaciones demandan un nuevo modelo de tributación de las ganancias en el juego. ¿Cuál? Pues hay muchas teorías o propuestas, algunas bien fundadas, otras muy peregrinas.

La corriente que más me gusta es tratar de conseguir la exención de la tributación de los beneficios en los juegos de azar. Es decir, no pagar nada, la tributación cero. “¡Qué barbaridad! (pensaran algunos)”. Pues quizás sí lo sea, pero si los argumentos están fundados, puede tener sentido.

En primer lugar, se aboga por la tributación cero al amparo de pensar que el dinero que usamos para los juegos de azar ya ha tributado por otras vías, por tanto, no hace falta gravar otra vez sus posibles beneficios. Por ejemplo, gano 1.000€ trabajando, tributo por ello en mi IRPF y los uso para jugar, por tanto, no tributan otra vez si los convierto en una cantidad mayor. Yo esta postura no la defiendo, no me gusta. Esa teoría sería ampliable a otros supuestos y aquí no se tributaría por nada. Por ejemplo, el dinero que gano y tributa también lo puedo usar para montar una empresa, para invertir en bolsa,… y nadie defiende que el empresario o el que gane dinero en bolsa pueda evitar a Hacienda por sus beneficios.

En segundo lugar, y esta corriente me gusta más, es tratar de conseguir la tributación cero para incentivar el consumo de este tipo de juegos. “¿Para qué, te has vuelto loco, incentivar la ludopatía?” Primero, jugar no es sinónimo de ludopatía, algo que creo que ya ha quedado claro. Segundo, la realidad de los impuestos no es otra que recaudar dinero. Si los operadores pagan un fuerte impuesto del juego para realizar su actividad, cuanta más actividad tengan, más ingresos por el impuesto del juego generan y más ingresos para el Estado, que al final es el fin de toda esta historia. Cierto es que, actuando de abogado del diablo, también alguien puede decir que por esa misma razón que no paguen impuestos los estancos de tabaco o las tiendas de bebidas alcohólicas, porque incentivando su consumo, también se paga más por los impuestos especiales de tabaco o el alcohol. Como podemos ver, toda teoría se puede rebatir.

Hay muchas más alternativas, como por ejemplo que el impuesto lo recaude el operador y lo ingrese en Hacienda. Pero esa posibilidad no es más que una variante de la tributación cero, subirle los impuestos al operador y dejar libre a los jugadores. Además se perjudica al jugador malo, al que no gana, y eso puede provocar que dejen de jugar (aunque quizás el jugador malo no piensa lo que paga de comisiones).

Posibilidades muchas, pero lo que hay es lo que hay hasta que se legisle lo contrario.

¿Cómo se tributan en otros países?

Quizás no sea importante, no lo es porque cada país decide como tributan sus contribuyentes, cada Estado es soberano de sus tributos. Sin embargo, en un mercado común, y donde se oye muchas veces hablar de tributación similar (y estoy hablando de los países de la UE) conviene mirar como tributan por el juego otros países y poder tener un espejo al cual mirarse.

En países como Inglaterra, Francia y Alemania, las ganancias del juego están exentas de impuestos. Inglaterra es un ejemplo de ello, un país donde las apuestas y el juego están muy arraigados socialmente y donde no está tan mal visto como en España. Cuidado que estamos hablando de los países más poderosos de toda Europa. ¿Casualidad?

Otros países, donde están los nórdicos (considerados como los sistemas más avanzados) las ganancias del juego tributan con carácter general, pero si las ganancias se obtienen a través de operadores nacionales, entonces están libres de impuestos. Dicho de otra forma y pensando en España, si tú juegas en una empresa de fuera de España, pues tributas por las ganancias. Pero si juegas en empresas u operadores españoles o con licencia en España, entonces no pagas nada por esas ganancias. Es la versión de la tributación cero explicada antes, como ya están pagando buenos impuestos los operadores, pues dejemos en paz a los jugadores. Recordar que en España ahora no es posible jugar en operadores extranjeros.

Si en el mercado online se habla mucho de la unificación europea o mercado único del juego regulado por la UE, quizás sea necesario hablar de una fiscalidad del juego también única y similar a las de otros países. De esta forma evitaríamos ver como los mejores jugadores españoles actuales están residiendo fuera. Si vuelven a España, aunque no tributen por esas ganancias, el jugador tributaría por el resto de sus bienes aquí (rendimientos de capital) y consumiría aquí, así que serían ingresos indirectos para el Estado.

No sé cuánto tiempo pasará, pero estoy convencido que la fiscalidad del juego en España cambiará, y por favor no nos alarmemos por ello, ni consideremos que el Estado defiende al jugador y no a otras personas, porque eso volvería a ser demagogia. La obligación del Estado es recaudar el máximo de impuestos posibles, y si con alguna de las fórmulas comentadas se consigue, por mi parte será bien recibida la reforma.

El juego como actividad económica

Otro de los debates abiertos en los últimos tiempos por los jugadores de juegos de azar, especialmente los que trabajan en los juegos online, es poder considerar al juego como una actividad económica y que los jugadores se conviertan en empresarios o profesionales. Si la definición de empresario es ser el propietario de un negocio, aportando bienes y obteniendo a través de su trabajo un rendimiento, es cierto que el jugador de juegos de azar cumple con la definición.

Actualmente no es posible. La Agencia Tributaria no reconoce al jugador como posible empresario o profesional, por tanto, no se puede crear una empresa dedicada a jugar. Las actividades económicas se recogen en la clasificación del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y actualmente no existe epígrafe donde encajar a un jugador de juegos de azar. Sin embargo, hay otras actividades que aún sin epígrafe concreto no se niega su condición de empresario (por ejemplo un fotógrafo profesional). Existen epígrafes genéricos para profesionales bajos las sigas n.c.o.p. (no contemplados en otra parte). Si la Agencia Tributaria quisiera, podría incluir nuevas actividades a través de esos epígrafes sin modificar la clasificación actual del IAE. Sin embargo, por el momento no se permite para los jugadores, pero ahí dejamos la futura posibilidad.

Pero, ¿qué gana el jugador con ello? Pues mucho. En primer lugar, poder considerarse como trabajador a efectos de cotización. Si se convierte en empresario, deberá pagar el régimen especial de trabajadores autónomos, y podrá tener el día de mañana prestaciones que ahora como jugador no las tiene, pese a dedicarse a ello. Además, podrá llevar una contabilidad como empresario donde podrá deducir los gastos, no solo los derivados de las pérdidas en el propio juego, sino también otros relacionados directamente con la actividad (equipos informáticos, conexiones a internet, viajes, hoteles, …). Quizás suene un tanto hipotético, pero no lo veo descabellado.

¿Y qué ocurre con el IVA? Obviamente el jugador no emite facturas por sus ingresos, ni repercute IVA, pero no creo que sea un gran problema porque hay otras actividades donde el empresario no devenga ni repercute IVA a sus clientes (un agente de seguros por ejemplo) aunque es cierto que la ley les exime del impuesto. Una posibilidad sin modificar la ley del IVA sería, por ejemplo, considerar que los ingresos ya están gravados por otra tasa, la tasa del
juego que cada jugador sebe abonar cada vez que gana un premio (la tasa es la comisión que cobra la operadora por el servicio). De hecho esto ya ocurre actualmente con las máquinas tragaperras que no devengan IVA porque ya se ha cobrado la tasa del juego, evitando el IVA las empresas que se dedican a ello. Tema complejo, pero debatible.

Una postura que no comparto es comenzar de nuevo con la demagogia de que sea imposible considerar empresario a un jugador de azar por la propia actividad que desarrolla. He llegado incluso a leer que puesto a ello, que se creen empresas de prostitución, o de venta de drogas. Pues no es lo mismo. Hay una diferencia muy grande e importante: la prostitución y la venta de drogas son actividades ilegales, sin embargo el juego está totalmente legalizado.

Tampoco sirve el argumento de decir que al estar dentro de las ganancias patrimoniales, no hace falta derivarlo a una actividad económica. Pues no. Para las ganancias patrimoniales de jugadores esporádicos es correcto, pero para el jugador a tiempo completo ¿por qué no una actividad económica? También hay que declarar ganancias patrimoniales por ventas de pisos, o por venta de acciones, y sin embargo sí se permite realizar una actividad económica en esos sectores, como es una inmobiliaria o un agente de bolsa.

Quizás en el futuro veamos a un jugador de póker como un empresario o profesional, pero para ello deben cambiar muchas cosas antes. Tampoco creo que ahora mismo el Estado pierda mucho tiempo con esta posibilidad.

¿Por qué el jugador está mal visto socialmente?

Quizás me esté alejando del carácter jurídico de esta web, pero no quería dejar de aprovechar la ocasión para dar mi opinión al respecto ante las noticias y comentarios que se han oído estos últimos días.

La sociedad sigue considerando, con carácter general, a quien habitualmente juega (bien de forma presencial, bien por internet) como alguien en “peligro”. El juego sigue estando ligado a la ludopatía, a perder el dinero que no tengo, a aislarse de su familia o amigos… En definitiva, el jugador está mal visto.

Pero sinceramente no entiendo porqué, y creo que las nuevas generaciones estamos superando ese tabú, aunque será complicado de cambiar. Obviamente el juego puede ser peligroso, pero como muchas otras actividades en la vida. Comer no es sinónimo de obesidad, beber no es sinónimo de alcoholismo, por tanto, jugar no debe ser sinónimo de ludopatía.

La sociedad española es una sociedad que juega, juega habitualmente y muchos juegos están bien vistos. Jugar a la lotería de navidad es casi una “obligación” y nadie te mira mal, pero entrar a apostar a un casino… eso es otra cosa.

Si te juegas un cordero con unos amigos al mus, está bien. Si te juegas 20€ en una partida de póker con los mismos amigos, ya no está bien.

Si te juegas una ronda de cervezas jugando a los chinos, está bien. Si te juegas 5€ en la ruleta del casino, ya no está bien.

Si haces la porra del fútbol en el bar del barrio, está bien. Si te juegas ese dinero en una apuesta por internet, ya no está bien.

Dejemos las demagogias, todos los juegos son iguales, y todos los juegos son iguales de peligrosos sino se pueden controlar. Por supuesto que se debe vigilar a los jugadores para que no caigan en un asunto tan peligroso como la ludopatía, pero no porque haya ludópatas se debe menospreciar los juegos de azar.

Resumen

No quiero que haya parecido en algún momento que hago una apología del juego. Sin llegar a ello, sí lo defiendo. Lo defiendo como importante fuente de ingresos para el Estado, y lo defiendo como actividad legal y libre para quien quiera practicarla. ¿Peligrosa? Como otras muchas prácticas, sin control y sin una cabeza bien amueblada, claro que peligrosa.

Olvidemos de una vez la visión del jugador como una persona de “mal vivir”, eso está cambiando y la sociedad debe entenderlo.

Fiscalidad del juego (1/3): Normativa actual

Fiscalidad del juego (2/3): Preguntas y respuestas

Anuncios

Acerca de LINEA GESTION

Asesoría de empresas. Especialistas en emprendedores.

Publicado el 03/05/2013 en Actualidad, Asesoría Fiscal y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: