RDL 3/2016: novedades fiscales y laborales

boe-960x720Apenas un mes es el tiempo que ha tardado el nuevo Gobierno en hacernos volver a estudiar. Después de un año sin grandes novedades legales, parece que quieren recuperar el tiempo y se avecina un año 2017 repleto de novedades en el ámbito fiscal y laboral.

Pero antes de acabar el año tenemos que analizar el último Real Decreto publicado el 3 de Diciembre en el BOE. Y ya adelanto que las noticias no son buenas. Sin mucha alarma social, volvemos a una subida de impuestos muy sigilosa pero que conviene destapar porque afectará a los empresarios. Comenzamos …

El nuevo Gobierno empieza cometiendo errores del pasado: subida de impuestos y medidas para apretar más el cinturón más a los empresarios. Lo peor es la celeridad e injusticia de alguna de ellas. Y cuidado, porque en breve igual tenemos que editar el presente artículo porque retocan lo aprobado … De locos.

MEDIDAS FISCALES

Cambios en aplazamientos y fraccionamiento de impuestos

Una de las nuevas medidas ataca directamente al bolsillo de los empresarios que cuando deben cumplir sus obligaciones fiscales solicitan un aplazamiento o fraccionamiento de las mismas. Hay que reconocer que su uso está demasiado extendido y seguramente es fraudulento en muchas ocasiones. Como siempre en lugar de ir a por los “malos”, se perjudica a los “buenos”.

Aplazar un impuesto ha sido una forma de financiación para el empresario incapaz de hacer frente a sus obligaciones tributarias. En lugar de recurrir a financiación ajena (bancos, cajas y demás familia), se permite que sea Hacienda quien le “financie” el pago tributario a un módico precio: el interés legal del dinero (un 5% desde hace tiempo).

Pues bien, se aprueba con entrada en vigor el 1 de Enero de 2017 (sí, afecta a los impuestos a satisfacer en Enero que corresponden al 4º trimestre del 2016) la no admisión de las solicitudes de aplazamiento y fraccionamiento de diferentes obligaciones tributarias entre las que destacamos tres:

  • Retenciones.- No es una novedad, puesto que actualmente ya era complicado conseguir aplazar las retenciones (por ejemplo las de trabajadores, profesionales, arrendadores, …). Pero a partir de ahora será imposible. Directamente si alguien lo solicita se deniega sin atender las razones para esa solicitud.
  • Pagos fraccionado del Impuesto de Sociedades.- Sin excepciones y sin atender a posibles razones, directamente se denegará. Y gracias que al menos no han incluido los pagos fraccionados de los empresarios que tributan por IRPF. Aunque también es cierto que cada vez son menos.
  • I.V.A.– Negar este aplazamiento es sin duda lo más controvertido. Un duro palo para el empresario. Pero cuidado, aquí sí admiten excepciones: “salvo que se justifique debidamente” que no se ha cobrado ese IVA. Y aquí viene el lío, porque ¿cómo se demostrará? Se pierde la oportunidad de definir correctamente esa justificación, así que una vez más veremos la interpretación de la administración.

Estos últimos días se oyen voces del Gobierno que aseguran que van a retocar la norma aprobada y que van a atenuar esas imposibilidad de aplazar, sobre todo en materia de IVA. Y yo me pregunto ¿para qué se aprueba algo que va a ser reformado días después? Editaremos el artículo si hay novedades.

¿Qué supone para el bolsillo del empresario esta medida? Veamos las tres posibilidades ante la presentación de un aplazamiento de impuestos:

  1. Admisión.- Pagaré el interés de demora, actualmente un 5% anual. Por tanto, si aplazo 3 meses el pago, me supone algo más del 1%.
  2. Denegación.- Se admite la solicitud pero no se concede. Consigo un nuevo plazo ordinario desde su notificación y pagaré ese 5% comentado. Algo de tiempo se gana.
  3. No admisión.- Las medidas aprobadas provocan que además del interés de demora del 5%, se produce el recargo de apremio que es del 5%, 10% o 20% dependiendo del tiempo que tarde en pagar. Pero lo peor de todo es que podrá iniciarse procedimientos de embargo y además la empresa no estará al corriente de sus obligaciones tributarias, con los problemas que eso puede ocasionar en contratos con la administración, subcontratas de obras, …

¿Y qué posibilidades tendrá el empresario? Pues aceptar las consecuencias descritas o buscar financiación ajena, es decir, acudiendo a las entidades bancarias que se ven claramente favorecidas por la medida, ¿casualidad?.

Cambios en el Impuesto de Sociedades

Vale, no se ha tocado el tipo impositivo, pero estamos ante un claro ejemplo de subir el impuesto sin tocar el tipo. ¿Cómo? Pues restringiendo reducciones, bonificaciones, eliminando gastos deducibles, … destacando la limitación de compensación de pérdidas de ejercicios anteriores.

Pero lo peor es su entrada en vigor. Era de suponer que la reforma del IS entraría en vigor en el 2017, ¡pues no!, al entrar en vigor al día siguiente a su publicación se aplicará ya en el 2016. Por tanto, estamos ante una subida de impuestos con carácter retroactivo, algo lamentable (aunque no es la primera vez).

Otras medidas fiscales

Pues más subidas de impuestos: se vuelve a prorrogar el Impuesto del Patrimonio para el 2017, subida de impuestos a distintos alcoholes y al tabaco y subida de valores catastrales que derivará en el aumento del Impuesto de Bienes Inmuebles (la antigua “contribución”).

MEDIDAS LABORALES

Dos medidas a destacar:

  • Subida del máximo de cotización.- Tras años congelado, el tope máximo de cotización sube un 3%. Por tanto las cotizaciones de las empresas por sueldos altos subirán. Eso provocará mayores jubilaciones en el futuro, pero ese marrón ya se lo comerán nuestros hijos, nosotros ahora a recaudar más.
  • Subida del Salario Mínimo un 8%.- Una medida acertada porque en España el SMI es bajo comparado con países de nuestro entorno, buena noticia para aquellos con sueldo muy bajos y para el Estado que obviamente si suben los salarios recaudan más. Pero cuidado, la medida puede provocar el aumento de la base de cotización de trabajadores en régimen especiales. ¿Subirá también el recibo de autónomos un 8%? Lo veremos en los próximos días.

 

Y eso es todo … por ahora. Porque las novedades parecen que acaban de empezar y el 2017 será un año de cambios legales, una vez más. Espero poder alabar alguna de las reformas, alguna de las cuales tienen buena pinta como, por ejemplo, la reforma del estatuto del autónomo, la interpretación de diferentes gastos para los empresarios (dejando atrás la arbitrariedad actual) y alguna otra más que se va oyendo. Pero hasta entonces, toca censurar este Real Decreto aprobado.

Feliz Año 2017

Anuncios

Acerca de LINEA GESTION

Asesoría de empresas. Especialistas en emprendedores.

Publicado el 20/12/2016 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: